Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog
Sonia Chirú

Algo de cultura

31 Octobre 2010 , Rédigé par Sonia - mirando-hacia-panama.over-blog.com Publié dans #Art et culture

Panamá es un país tropical, extravertido y alegre. Dramáticamente alegre. Trágicamente alegre. Pero tras ese aparente desenfado se disimulan cosas que a veces nosotros mismos no vemos. No sabemos. Somos capaces de 13350018pasar toda una vida mirando hacia afuera y olvidarnos de mirar hacia adentro y recordar quiénes somos y cuáles son nuestras verdaderas riquezas.

Muchos panameños  y algunos extranjeros se creen que en Panamá no hay vida cultural. No hay nada que hacer, que ver, que leer, fuera de los grandes centros comerciales que florecen por doquier y en donde el consumismo bárbaro no hace más que crecer cada día, llenando los bolsillos de los comerciantes. Ellos son los que más prosperan en Panamá.

Sin embargo, ya he mencionado en este blog algunos ejemplos de artistas, creadoras que merecen nuestro reconocimiento por su trabajo artístico: Pituka Ortega Heilbron, cineasta o Maria Digital fotógrafa de su ciudad y de su tierra. Hay otros muchos artistas, pintores, escultores y escritores de gran talento de quienes espero poder ir hablando poco a poco.

El propósito de este artículo es dar a conocer una pequeña muestra del talento literario en Panamá. Después de años de estudios en Europa, me di cuenta de que nuestra educación rinde un homenaje merecido, es cierto, a las grandes letras europeas: García Lorca, Espronceda o Garcilaso de la Vega, narradores como Benito Pérez Galdós y el gran Cervantes forman parte de nuestro patrimonio cultural. Neruda, Octavio Paz, Rubén Darío, son nuestros grandes modelos hispanoamericanos. Pero, cuando estamos en el extranjero y nos preguntan por la literatura panameña, ¿qué podemos decir? ¿de quién hablamos? Es verdad que nuestros poetas y escritores han traspasado menos las fronteras que nuestros deportistas y músicos. ¿Efectos del trópico?13370012 2

Repasando mi biblioteca, me doy cuenta de que tengo una buena colección de narrativa panameña, en gran parte, gracias a las ediciones y reediciones que en el año 2003 se hicieron con motivo del Centenario de la República. Así volví a entrar en las tierras de la poesía y la narrativa panameña, tan rica que cuesta elegir a un autor o un texto del que conversar aquí. Finalmente, por esta vez, me quedo con un poeta bien panameño y bien mestizo, de descendencia china y panameña, Carlos Francisco Changmarín. Cuando yo era niña era Chang Marín. Muchos de sus textos y décimas se encuentran en internet. Su obra entera habla de identidad  y de historia. Y si quieren, les cuento uno de sus cuentos. Bueno, quiero decir que tengo muchas ganas de contarlo, pero ya saben, lo bueno de esta aventura, es que el lector es libre... libre de no leer. Es "La abuela del tigre" (1983) sacado de Las mentiras encantadas. Lo descubrí a través de Panamá cuenta (ed. Norma, 2003) una selección realizada por don Enrique Jaramillo Levy, otro gran escritor panameño.

Es gracioso porque este cuento me trajo a la memoria un debate que tuve en mis primeros años universitarios aquí en Europa, con uno de mis profesores, eminente traductor especialista de la fauna americana que me dejó muda en aquel tiempo, al afirmarme que no habían tigres en Panamá. ¿Cómo que no hay tigres? Para que vean que sí...

Bueno, vamos. Había una vez...  Ah, no. Ya no hay espacio... Prometido, en el próximo episodio de este blog, La abuela del tigre, del gran Changmarín... ("continuará" como decían en la cómica).

Partager cet article

Repost 0

Commenter cet article